En Vespa a La Bocca

02 junio, 2014

Noticias

En Vespa a La Bocca

El restaurante La Bocca se convirtió ayer en un espacio de encuentro para los apasionados de las Vespas y Lambretas en Zaragoza. Con motivo de la fiesta de la República italiana, el establecimiento quiso trasladar a los zaragozanos un pedacito de Little Italy organizando su primera Vespa Vita con la que logró trasladar por unas horas a los asistentes a la auténtica y verdadera Italia.

El evento comenzó a las 9 de la mañana, hora en la que ya se podían ver expuestas más de 20 Vespas y Lambretas aparcadas a la entrada del restaurante y que captaban la atención de todos los ciudadanos que paseaban por la calle Madre Vedruna. La estampa realmente rompía con la estética habitual de esta acera en el centro de la capital aragonesa. Mientras, un grupo de 30 moteros disfrutaban de un buen desayuno en el que no faltó el café expreso y la repostería de La Dolce Vita, elaborada especialmente para la ocasión.

Con el estomago lleno, los participantes arrancaron los motores y recorrieron juntos todo el centro de Zaragoza para exhibir sus Vespas y Lambretas. La expectación estaba asegurada, pero con ayuda del claxon los moteros consiguieron llamar todavía más la atención de los ciudadanos. Caras de asombro, sonrisas, manos que señalaban, miradas atentas e incluso aplausos fueron algunas de las reacciones de los viandantes.

Después, la comunidad de “vésperos inconscientes”, así se hacen llamar ellos mismos, disfrutaron del tradicional vermú italiano en el que no podía faltar el Aperol como aperitivo principal, acompañado de tapas típicas coIMG_6581mo los arancinis, los costrinis o los canelones rellenos. Mientras un dj en directo puso ritmo y animó el ambiente de esta exitosa jornada, los asistentes compartieron numerosas anécdotas, experiencias e historias en torno a la su pasión por las Vespas.

A continuación, llegó la hora de la entrega de premios a las motos más originales y mejor conservadas. Por votación popular, Juan Manuel de Francisco, Carlos Lahuerta y Víctor Canales fueron los afortunados de recibir una cena gratis para dos personas en el restaurante La Bocca y unas camisetas de la mano de MG10.

Para finalizar la jornada, los participantes pudieron disfrutar de una comida de hermandad especial con un menú degustación elaborado expresamente para la ocasión. Y así, con este buen sabor de Bocca, la I Vespa Vita de Zaragoza llegó a su fin.

subir arriba